Orquestación de la Sección de Cuerdas

1. Mezcla de los instrumentos de cuerda

La única función de los instrumentos de cuerda junto con el organillo shô es la de proporcionar una base armónica. Los dos instrumentos de cuerda trabajan en colaboración para crear el patrón que actúa como puente entre los instrumentos de viento y los de percusión, dando color a importantes ataques percutivos sin afinación con motivos y armonías afinados relacionados con la melodía.

La sección de cuerdas posee su propia jerarquía interna, en la que la principal función del laúd biwa es darle color a los tiempos fuertes es de cada compás con un arpegio. Como tal, este se conecta con el shôkô — el instrumento de percusión cuya función es la de articular el tiempo fuerte de cada compás. Por otro lado, el patrón de la cítara koto es usualmente extendido sobre dos compases y este usualmente destaca la armonía del biwa al tiempo que refuerza el tono melódico principal. Debido a esto, la cíata koto se conecta con los dos instrumentos melódicos: hichiriki y ryûteki. El Ejemplo 1 ilustra este proceso. El hichiriki y la ryûteki introducen el ‘Re’ como el tono melódico en el primer compás, como se muestra con las flechas. Eses sonido es reforzado sobre el mismo tiempo por el shô y el biwa. Noten que generalmente el sonido más grave del shô y el sonido más agudo del biwa son considerados como sus tonos melódicos principales.

Los sonidos ‘Mi’ y ‘Re’ del biwa son reiterados en la línea de la cítara koto con un énfasis puesto sobre el ‘Re’, que es la nota más grave y la más aguda de la armonía, como se muestra con las flechas. El ejemplo grabado provienen del comienzo de la pieza, y la cítara koto tan solo entra hasta el tercer compás. Este ejemplo es un fragmento de una grabación realizada por la agrupación Reigakusha.

Etenraku: versión simplificada de la primera frase de la Sección A (compases 9 a 12)

Ejemplo 1

Aunque el laúd biwa y la cítara koto van juntos en función, sus sonidos nunca se funden. De hecho, el sonido de los dos instrumentos de cuerda usualmente resulta en una textura estratificada en la cual cada uno de los dos sonidos es claramente distinguible. Existen dos factores que van en contra de su fusión: primero, se requiere un mínimo de resonancia para lograr cierta fusión entre los dos sonidos, y el sonido del biwa no resuena mucho más allá de un segundo; segundo, nuestra habilidad para escuchar las partes por separado aumenta cuando los instrumentos no están rítmicamente sincronizados, que es el caso en estos dos instrumentos. La actividad del biwa se entra principalmente en los tiempos fuertes de cada compás, mientras que la principal actividad rítmica del koto se centra en el segundo y tercer tiempo del primer compás cuando se emplea el patrón shizugaki, o sobre el primero, segundo y tercer tiempos del mismo compás cuando se emplea el patrón hayagaki.

2. La belleza de la música kangen

El patrón de los instrumentos de cuerda le agrega otro nivel de transformación a la estructura tímbrica general de la música. La primera mitad melódica del ciclo favorece a los instrumentos de viento, y cuando los instrumentos melódicos llegan a un punto de descanso en la segunda mitad del ciclo, aparecen los instrumentos de cuerda rítmicamente activos, como se ilustra en el Ejemplo 2. Este muestra la primera frase de la Sección A.

 

Etenraku-A1WW-Stg.jpg

Etenraku: versión simplificada de la primera frase de la Sección A (compases 49 a 52),

tan solo instrumentos de cuerda y viento

Ejemplo 2